¿Te atreverías a practicar la entomofagia? 0 155

¿Te atreverías a practicar la entomofagia? 0 156

Gusanos de la harina, grillos, avispas… En poco tiempo estas especies podrían empezar a aparecer en nuestro régimen alimenticio, en las cartas de los restaurantes e incluso en los supermercados.

Pero… ¿sabes cómo se le denomina a esta práctica tan usual en algunos países? Te invitamos a que lo descubras y conozcas un poco más sobre este tema.

¿Qué es la entomofagia?
Se entiende por entomofagia a la ingesta de insectos, arácnidos o artrópodos en general, como alimento para animales o seres humano. Este es un hábito muy común en países como África, Australia y Asia.

Origen de la entomofagia
Se cree que la entomofagia es una práctica muy antigua y se remonta a miles de años atrás. Antes de la aparición de las herramientas para la agricultura y la caza, el hombre ya comía insectos.

Esto, se ha comprobado a través de estudios realizados en las heces fosilizadas y se han encontrado restos de cucarachas, garrapatas y termitas.

insectos comer
Los insectos son muy nutritivos. Imagen Pixabay.

¿Comemos insectos sin saberlo?
Aunque sintamos un poco de rechazo a la ingesta de insectos, sin darnos cuenta, los comemos sin ser conscientes de ello. Mientras dormimos, pueden entrar por nuestra boca y ser ingeridos sin saberlo. De igual forma, en los alimentos que consumimos a diario, como la miel de abejas, puede haber insectos.

Ventajas de comer insectos
La mayoría de las culturas que comen insectos, lo hacen por su valor nutritivo, su disponibilidad y por sobretodo su sabor.

Los insectos tienen un alto valor nutritivo, ya que son ricos en proteínas y minerales como: potasio, magnesio, calcio y fósforo. Además, son bajos en grasas y ricos en vitamina A, B y C.

Por otra parte, este tipo de alimento es muy digestible y puede ser conservado en cualquier lugar sin necesidad de refrigerarse.

Desventajas de comer insectos
El mayor inconveniente que tiene la ingesta de los insectos, es que la calidad de la proteína que ellos contienen es menor que la de la carne de mamíferos y aves.

Además, hay insectos que poseen un alto contenido graso como es el caso de las termitas. Sin contar, que ciertos insectos pueden tener un aspecto bastante desagradable y poco apetecible.

Por otra parte, a la hora de tratar este tipo de alimentos se deben tener en cuenta cuestiones de seguridad microbiana, toxicidad y presencia de compuestos orgánicos, ya que proporcionan un entorno favorable para el crecimiento de bacterias, hongos o virus.

Y tú… ¿Te atreverías a comer insectos? ¿Qué piensas de esta práctica? Te invitamos a que nos dejes tu comentario y no olvides seguirnos la pista a través de nuestras Redes Sociales.

Fuente: www.nutricion.doctissimo.es

Imagen de portada: milanoexpo2015 

AnteriorSiguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Send this to a friend

Al navegar en nuestra web aceptas nuestra política de privacidad y nuestros términos, incluyendo el uso de cookies. MAS INFORMACION

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar