Conoce sobre este Banco de semillas en el cual tu país también puede depositar las suyas

Noruega y la organización Crop Trust iniciaron en 2008 una excelente labor que sin duda será beneficiosa en un futuro (que esperemos no sea muy cercano): se trata de la creación de un banco de semillas, una cripta en la cual países de todo el mundo pueden depositar semillas de sus plantas para garantizar su existencia a los largo del tiempo.

Lo mejor de esta iniciativa es que la organización no tiene tilde político alguno y permite que cualquier país, sin distinción alguna, reserve sus semillas. Para ellos, lo que realmente importa es la conservación de estas valiosas esperanzas para el futuro.



De hecho, el año pasado, se comenzaron a ver los resultados que fundamentan la existencia de esta cripta. Y es que investigadores sirios retiraron, por primera vez desde que se creó este almacén, muestras de semillas de plantas que habían depositado y que fueron destruidas en su totalidad a causa de las guerras.

Este maravilloso espacio fue nombrado Global Seed Vault y se encuentra a una profundidad de 130 metros en una montaña del archipiélago ártico de Svalbard, Noruega.

Entrada a la Bóveda global de semillas de Svalbard. By Bjoertvedt

Actualmente alberga 4.000 tipos de semillas y reúne en total 860.000 muestras de todo el mundo que pueden permanecer congeladas por hasta 200 años. En la cripta hay espacio para albergar 4.5 millones de muestras.

Existen sistemas de alarmas para proteger las reservas de cualquier acto vandálico, pero hasta ahora nunca han sonado. Científicos realizan 3 ó 4 depósitos anuales de semillas que envían los distintos países para su resguardo.

La idea principal del proyecto es hacer un reservorio de nuestras más importantes especies vegetales que pudieran ser dañadas o extinguirse, (como en el reciente caso de Siria) a causa de los estragos de los seres humanos hacia el ambiente, de desastres naturales o apocalípticos.

Pareciera ser realmente es una excelente iniciativa el pasar por encima de las políticas, conflictos y guerras, y comenzar con un acto que nos unifique a todos como humanidad en pro de un bien común, no siendo egoístas en la mayor escala posible para conseguir un propósito de gran provecho para generaciones futuras.




Pero a la vez, siendo un tanto mal pensados quizá, pudiera interpretarse como una manera en la que Noruega pueda acceder a especies de todo el mundo cuando desee.

Y tú ¿qué piensas sobre esta sorprendente idea? ¿Será solo un proyecto trascendental para el provecho de todos o hay otros fines ocultos?

Deja un comentario