10 Curiosidades sobre los gatos que debes saber

Tener un gato es una decisión que cambia tu vida. Si nunca has tenido un gato nunca llegarás a entender esta afirmación.

Los gatos son animales adorables, suaves, tiernos, cariñosos y divertidos pero al contrario que muchas personas creen, son unos animales domésticos que poco tienen de domesticables. Tienes que amarlos mucho para poder entender su carácter y llegar a convivir con ellos.

Los gatos tienen fama de tener mal humor y no ser muy sociables, son territoriales y dominantes. Quizás si hablas así a alguna persona que tenga un gato seguro que estará en total desacuerdo contigo pero es que hay estudios que indican que las personas que viven con gatos experimentan vínculos muy fuertes con ellos y que incluso pueden desarrollar características neuróticas similares.

zooplus.es
Para ayudar a dar una mejor imagen de estos animalitos, hoy queremos compartir contigo algunas curiosidades para que tengas otra visión sobre los gatos y los puedas conocer un poco más.

Deja tus comentarios al final de la página si no habías oido hablar de alguna de estas curiosidades.

1 La orina de los gatos brilla bajo la luz ultravioleta

La orina del gato brilla al exponerse bajo luz ultravioleta, y esto se debe a que la composición química de esta posee cantidades grandes de ácido úrico, a lo que se le llama urolitiasis la cual es un término medico al que hace referencia a la presencia de cálculos o cristales en el tracto urinario del gato.

2 No reconocen los castigos pero si las recompensas

Según un estudio de la Universidad de Cornell, el castigo que infringes a los gatos a menudo produce resultados infructuosos e improductivos. Para un gato, en realidad no existe una clara correlación entre lo que hizo mal y por qué estás enojado con el.

Si pierdes el tiempo gritando a tu gato, el no llegará a entender que rasgar tu precioso sillón de cuero fue una mala idea, sin embargo, todo lo que conseguirás es que se sienta asustado y atemorizado ante la simple vista de verte, cosa poco recomendable.

3 Los gatos no pueden saborear el azúcar

Todo lo que sea dulce no tiene ningún interes para un gato. A ellos solo les interesa la carne.

Las lenguas de casi la totalidad de los mamiferos tienen receptores de sabor que conducen señales al cerebro.

En los humanos se diferencian cinco tipos de papilas gustativas y entre ellas la que detecta el dulce, o sinónimo de carbohidratos apetitosos para el cerebro.

Los gatos son carnívoros y ya sea solo por una elección dietética, tienen excluido de su menú la ingesta de dulces.


4 Su corazón late 2 veces mas rápido que el tuyo

Los gatos tienen ritmos cardíacos mucho más rápidos que las personas, así que no te preocupes si parece que el corazón de tu gato late dos veces más rápido que el tuyo.

La frecuencia cardíaca normal de un gato adulto sano es de 140 a 220 latidos por minuto.

5. Generalmente las hembras son diestras y los machos zurdos

Los gatos son animales astutos y tienen mucha pericia con sus patas.  Varios científicos notaron que algunos gatos usaban sus patas izquierdas para pescar, y otros usaban sus patas derechas.

Cuando investigaron más a fondo, notaron algo interesante: los gatos machos generalmente usan sus patas izquierdas, y las hembras generalmente usan su derecho.

Los científicos han sabido por algún tiempo que más zurdos son hombres que mujeres, pero esta diferencia es aún mayor en los gatos. Con algunas excepciones, la mayoría de los gatos machos son zurdos y los gatos de hembra son diestros.

6. No pueden bajar de un árbol cabeza abajo

Un gato trepará a un árbol para escapar del peligro sin pensarlo dos veces; están hechos para ello. Pero descender cabeza abajo es otro asunto completamente diferente y es una habilidad que los gatos no tienen.

Desafortunadamente, después de que el peligro inmediato ha pasado, el gato se da cuenta de que no puede descender de la misma manera que se trepó.

Las garras de un gato están diseñadas para agarrar en una sola dirección. Cuando un gato trepa a un árbol, sus garras se clavan, similar a un pico. Su peso es lo que mantiene su garra en su lugar mientras suben. Si intentan bajar, sus garras se doblan y caerían irremediablemente.

7. Duermen de 16 a 18 horas

 

Al igual que las personas, los gatos dormitan con sueño ligero o duermen muy profundamente. Cuando un gato duerme (entre 15 y 30 minutos), colocará su cuerpo para poder saltar y ponerse en acción en cualquier momento.

Durante el sueño profundo, los gatos experimentan un movimiento cerebral rápido. El sueño profundo tiende a durar unos cinco minutos, luego de los cuales el gato vuelve a dormitar. Este patrón de sueño profundo continúa hasta que el gato se despierta.

Los gatitos y los gatos mayores tienden a dormir más que el gato adulto de mediana edad.


8. Se lavan después de comer

A pesar de ser animales domésticos, los gatos siempre serán depredadores. Y todos los depredadores, desde osos polares hasta arañas, se limpian después de comer. Cualquier gato que descuide su ritual de lavado necesita ver a su veterinario, porque la falta de aseo es anormal en este animal.

Después de comer es cuando la preparación es más rigurosa. Los cazadores exitosos deben deshacerse de todos los rastros de sangre para evitar que otros depredadores más poderosos se acerquen al olor y conviertan al cazador en cazado.

Es probable que comience a lavarse la boca con su lengua, seguidamente la pata derecha, humedeciéndola concienzudamente, entre otras cosas porque serán con ellas con las que podrá llegar a todos los sitios de su cuerpo.

Después el gato limpiará su cara y las orejas, luego la otra pata delantera y el otro lado de la cara, y después el pecho, el cuerpo, las patas traseras y el vientre, a continuación continuará hasta la punta de la cola (sin olvidar la zona personal íntima, que requiere atención minuciosa en posturas asombrosas).

9. Los gatos tienen oídos con ultrasonidos

Sí. Los ultrasonidos son ondas de presión de sonido con una frecuencia mayor que el límite del oído humano por lo que no las escuchamos. Muchos animales, como los murciélagos y los delfines, a menudo usan ultrasonidos para moverse en su entorno.

Un gato puede escuchar frecuencias ultrasónicas que van desde 45 hasta 65 kilohercios. Esta habilidad fue probablemente una adaptación evolutiva que les permitió atrapar presas que emiten sonidos de alta frecuencia como ratones, murciélagos y otros roedores.

10. La lengua del gato tiene puas

¿Como fué la primera vez que un gato paso su lengua por tu mano? ¿Sentiste que era áspera como un papel de lija? Realmente es casi así.

La lengua de un gato tiene púas pequeñas hacia atrás y son las cosas que crean esa sensación áspera. Las púas cumplen varias funciones importantes. Hacen que sea más fácil para un gato raspar la carne de los huesos de su presa.

Cuéntanos que te parecen estas curiosidades, si las conocías y si sabes alguna más que añadirías. ¿Tienes gatos? ¿Los tendrías? Comparte con nosotros al final de esta página.

Si te gustan los gatos, mira esta publicación que tenemos en kuonda donde podrás ver un video sobre gatitos graciosos. Click aquí para ver.



zooplus.es

Deja un comentario