Venus de Milo, mira donde están sus brazos

La Venus de Milo es una de las esculturas más famosas y reconocidas a nivel mundial. La historia de su descubrimiento resulta ser muy curiosa, ya que es una mezcla entre hechos reales con partes de leyenda popular.

Venus de Milo
Venus de Milo Louvre» – Jastrow (2007)

La escultura fue descubierta en la Isla de Milo por un campesino llamado Yourgos, mientras trabajaba la tierra. La estatua estaba partida en dos y junto a ella parece que encontró un fragmento del antebrazo y una manzana -se cree que esta formaría parte de la mano izquierda de la estatua-.

Yourgos fascinado ante tanta belleza, decidió llevarse la estatua a su casa. La guardó durante mucho tiempo, pero pronto se corrió la voz en el pueblo sobre el hallazgo del campesino, recibiendo así, muchas propuestas de coleccionistas interesados en dicha escultura que luego rechazó.

Un día, el gobernador de Milo decidió vender la escultura al Sultán de Constantinopla, sin el consentimiento de Yourgos, pero para sorpresa, en ese momento se encontraron con una expedición de franceses que también habían intentado comprar la estatua sin éxito alguno.

Cuenta la leyenda que ambas expediciones combatieron por la estatua, trayendo como consecuencia que esta cayera contra el embarcadero, ocasionándole la ruptura de los brazos.

Finalmente, los franceses lograron llevarse la escultura, pero aconsejaron que no era idóneo recuperar los dos brazos, ya que aún quedaban enemigos en la zona. Según algunas fuentes, la expedición del Sultán de Constantinopla se hizo con ambos brazos y los enterró en un lugar secreto por no conseguir quedarse con la Venus de Milo.

En la actualidad, la Venus de Milo se exhibe en el museo del Louvre en Paris. Recientes estudios afirman que al momento del campesino Yourgos encontrar la estatua, esta ya carecía de brazos. A esta conclusión llegaron con unos dibujos que podrían haber pertenecido a uno de los franceses, los mismos dibujos que enseñó en Francia para conseguir una expedición para comprar la estatua.

Si los brazos se perdieron en su hallazgo o por los avatares que sufrió desde entonces, nunca lo sabremos. Lo que está muy claro es que la ausencia de los brazos es tan importante como la escultura en sí. Y tú, ¿Qué crees que ocurrió con los brazos de la Venus de Milo? ¿Te parecería interesante la escultura con brazos? Déjanos tus comentarios y no olvides seguirnos a través de las Redes Sociales.

GIF Decoracion 728x90

Fuente: www.curistoria.com y wikipedia.com

Foto portada: bloggerintheballroom.com

Deja tu comentario

comentarios